Buenaventura, Valle

Taller de creación comunitaria
En asocio con
Uramba Maker Lab y
La Fundación Sociedad Portuaria de Buenaventura

Cada experiencia nos ha permitido pulir el método. La participación activa y entusiasta de un grupo de jóvenes de Buenaventura, habla por sí sola del clima creativo de  toda una generación. No todas las personas tienen el privilegio de acceso a las herramientas disponibles en el laboratorio de Uramba Maker Lab. Privilegio, fue la categoría que dimos a la posibilidad de tener a la mano la disposición, el espacio y las herramientas para crear desde cero música, robots o… en este caso un cortometraje.

Dos, dos cortos.

Observamos que independiente del número de miembros en cada sesión del taller, debido a la variabilidad en los horarios de los estudiantes, la dinámica grupal se adaptaba a las necesidades del proyecto y el proyecto se adaptó a las diferentes situaciones vividas, como la falta de electricidad o el mismo carácter cambiante del grupo de jóvenes. Aunque muchos de ellos participaron de 4 sesiones y muchos otros participaron de sólo una, el trabajo de cada uno sumó al resultado final.

Está claro que para un grupo numeroso, quienes más sacan provecho son aquellos que tienen mayor disposición a la escucha y a la acción; sin embargo no puede dejarse de lado a quien por timidez, no se atreve a participar activamente. También, comprender que los grupos grandes, tienden a subdividirse en pequeños grupos que no siempre logran concentrarse. Sin embargo, son las dinámicas, digamos, normales en este tipo de experiencias.

Puede decirse que esta experiencia es la puerta de las posibilidades de experimentación audiovisual en el Laboratorio de Uramba. La premisa que gestó el proyecto Cinema Nómada es la creatividad al servicio de quien quiere o necesita contar una historia, en especial los jóvenes.

En nombre de esa idea, agradecemos la oportunidad de compartir métodos, miradas y conceptos, en este camino de acciones colectivas para la paz.